top of page

El último invierno

6 minute read

El último invierno fue de descontento. No te preocupes; No citaré a Shakespeare ni nada, bueno tal vez un poco al final, de todos modos, reconoceré que no estaba en mi mejor momento.

 

              Hubo un día, un día de semana, en medio de esa terrible temporada, después de navidad, recuerdo cuando estaba parado en el centro de una rotonda, llamada Circus en la cima de una colina bajo un antiguo árbol; sus hojas arrancaban como plumas, sus raíces clavaban en la tierra y las ramas ennegrecidas como yemas de dedos arrugados, sosteniénd0 el cielo como si fuera Atlas.

 

              Recordé lo mucho que luchaba el sol para calentar la tierra seca y estéril donde las marrones avellana reemplazaban a los verdes desteñidos. Dicen que la desesperación es la ausencia de esperanza tanto como dirían que la oscuridad es la ausencia de luz, pero en un mundo blanco y negro, puntos y rayas en las pantallas de las computadoras día y noche, todo lo que sentí fue usado como pastos en barbecho.


              Un día paso en un minuto, un año en una hora y todo lo que brillaba disminuyo su brillo. Me había condenado en una tierra sin sol.


              Mis manos extendidas, me lanzaron a dar vueltas, vueltas y vueltas en medio de un carrusel o un elegante engranaje que hacía girar la rueda de una máquina gigante, moviéndose constantemente como si la fricción fuera a dar vida a la tierra abandonada.


              Solía caminar de la oficina a la colina, de la colina a la oficina, cada hora del almuerzo con alguna necesidad de alcanzar el calor del sol detrás del manto de espesas nubes. Se convirtió en toda una tarea de Sísifo en el invierno cuando cada partícula de calor que buscaba para consolarme en la cima se congelaba en un frio rocío en mi bajada.


              Ese día, mis oídos se alegraron con un sonido familiar, de una canción de un auto que pasaba y que me trajo una fracción de segundo de calidez y alegría que aligeró la carga de mi corazón. Era nuestra canción favorita y me recordaba a ella, a ella, que nunca la nombrare.


              Habían pasado días desde la última vez que pensé en ella, sin embargo, no podía dejar de pensar en ella. Ella estaba en un sueño, mi sueño, ya ves, un sueño olvidado de un espejismo fantasmal.


              Cuando la conocí, yo era otra persona, nueva en la ciudad en busca de romance y un poco de angustia en mi corazón, especialmente después de mi experiencia anterior con el amor. Fue una historia de amor de corta duración durante una pandemia mundial que comenzó con videollamadas, luego se convirtió en largas caminatas en campos vacíos y bailes bajo la luz de la luna después de comidas caseras. No creía que usar la palabra 'Amor' pudiera significar nada, solo una fantasía infantil de ver demasiadas comedias románticas mientras crecía. Me equivoqué. Decir las palabras sellaba un invisible cordón sacramental de unión etérea que me maldecía. El hechizo de amor que nunca se rompió me dejó encantado para siempre.


              Tal vez ella pensó en mí cuando yo pensé en ella porque no podía explicar cómo siguió persiguiéndome en esos frios días durante un año. Era una locura pensar así, creer en tal fantasía, pero ella vino a mí con insinuaciones del universo, y no estaba seguro si eran reales o simplemente estaban en mi cabeza.


              La brisa acarició mi cabello y me pregunté cómo podría romper el hechizo, mirando hacia la ciudad. Ya había borrado las fotos y la había eliminado de mis redes sociales. ¿Qué más podía hacer para quitarla de mi mente? Esperaba que me rompieran el corazón, pero no pensé en las profundas cicatrices que dejarían. Pensé que sanarían como lo hicieron con las relaciones anteriores. Pero esas heridas me cambiaron, sin embargo, para ella yo fui simplemente su novela romántica, y cada historia llega a su fin tarde o temprano.

              Me golpio de mi reloj y me arrastré hasta el pie de la colina de regreso a la oficina. Cruzando el río por un puente empedrado, cruzando el umbral entre las ilustres ruinas romanas a las abandonadas casas de trabajo convertidas en oficinas de hacienda, gestión jurídica o laboriosos arquitectos disfrazados de ingenieros.


              Al final, todos éramos ingenieros en la maquinaria del país. Viejo y oxidado, pero aún funcionando. A través del adoctrinamiento de la disciplina viene la estabilidad, la riqueza y la felicidad. Al menos, eso es lo que me enseñaron.


              ¿De qué otra manera debería pensar un aspirante a clase media de una clase trabajadora delirante? No estaba seguro de si era así por mi educación o por la crianza del mundo que me rodeaba a través de celebridades y creía que la libertad de oportunidades alimentaba mi insaciable deseo de grandiosidad.


              No estaba solo; por supuesto, todos querían ser alguien o inventar algo que cambiara el mundo, como nuestros campeones del capitalismo: Bill Gates, Steve Jobs, Jeff Bezos y Elon Musk. Los titanes de nuestro tiempo. Hércules en sus hazañas, pero identificables como aquellos que no son mejores que tú o yo, simplemente estaban en el lugar correcto en el momento correcto, asumieron riesgos, sufrieron las consecuencias de las dificultades y aprendieron las lecciones del fracaso, no como yo.


              Mi sudor se secó con la brisa amarga, cambiando la temperatura de mi cuerpo por piel arrugada. Trate escuchar por el canto de los pájaros por encima del ruido de las obras viales y los pitidos de los autos, pero no están.

 

              ¡Qué criaturas inteligentes, los pájaros! Pensé que si pudiera volar, mirando un avión que pasaba con su estela de vapor revelando su destino hacia el sur, sería como los pájaros y nunca más pasaría un invierno en esta tierra.
Regresé a la oficina y me conecté de nuevo a mi estación de trabajo. Correos y correos electrónicos para reuniones, preparativos para reuniones, presentaciones, demostraciones, más y más, continuaron pulverizando un alma ya empobrecida.


              Tocar el teclado, el tictac del reloj, el pisotear los pasos y los latidos de mi corazón de plomo me hicieron entrar en pánico. Obtuve una ceja levantada de un colega vecino y una mirada incómoda de un gerente que pasaba. '¿Está todo bien?' preguntó ella.


              'Todo está bien', mentí. Mi vida estaba en un piloto automático, dirigiendo un barco abandonado a través de aguas congeladas empujando icebergs. Me había estado muriendo de frío y me avergonzaba pedir ayuda; incluso la más mínima calidez no serviría de nada, solo me daría falsas esperanzas de que las cosas mejorarían.


              La luz de la tarde desapareció en un abrir y cerrar de ojos como si alguien hubiera accionado un interruptor en el exterior. Hizo poca diferencia; el día grisáceo se convirtió en una noche azulada iluminada por farolas de color ámbar esparcidas a lo largo del camino como luciérnagas congeladas.


              Salí de la oficina a las cinco con una bufanda gruesa, un abrigo largo, guantes de cuero y un gorro de lana calado hasta las cejas. Daba igual, aunque no me hubiera gustado imaginar el frío que habría hecho si no me hubiera puesto todas esas capas. Los vientos árticos perforaron una brisa a través del metal mientras observaba temblar a los autos atrapados en colas de tráfico.


              Un silbido levantó mi mirada hacia una serie de estrellas elevadas que colgaban arriba como fragmentos distantes y brillantes de un sol destrozado. La noche siempre era más clara en los días más fríos cuando los del lejano hemisferio norte se inclinaban más cerca del abismo del espacio.


              No tenía un anciano al que pedir consejo, ni una tribu rival a la que luchar, ni una tierra lejana que explorar. Me había despojado de todo significado de lo que una vez quise ser y me transmuté en el vapor que exhalaba en la noche.

 

              Mis pensamientos volvieron a los pájaros, mucho más allá del reino helado bajo el sol de verano del hemisferio sur. Prometí que ese último invierno será mi último invierno de mi cuerpo, corazón, espíritu y mente. Lo pasado es prólogo, y lo que vendrá, ¿quién sabe?

bottom of page